jueves, 21 de diciembre de 2017

Día del Espíritu de la Navidad


Es común ver sobretodo en tiempos difíciles, como los temas esotéricos se mezclan en el pensamiento y en la fe de las personas y hacen que amigos o supuestas entidades espirituales, formen parte de la creencia popular, la cual deposita en estos sus anhelos y necesidades. La iglesia católica lo considera una tradición pagana y por demás mercantilista.
Esta es una celebración basada en el solsticio de invierno, el cual es el momento preciso en el año cuando el sol alcanza su mayor altura en una región al mismo tiempo que la duración del día es la mayor del año. También sucede en el caso contrario, cuando el sol alcanza su menor altura aparente en una región y la duración de la noche es la mayor del año.
Desde tiempos inmemoriables existen constumbres y rituales que coinciden con el solsticio, incluso antes del imperio romano.
El espíritu de la navidad en la actualidad es más bien visto como una energía que viene desde el centro de nuestro sistema estelar y que llega año tras año para repartir: paz, amor, armonía alegría y abundancia

Historia de la tradición

Originalmente, el espíritu de la Navidad es una tradición perteneciente a los países nórdicos y que desde hace varios años, ha sido adoptada en países hispanos (como en Venezuela) como parte de las costumbres propias de la época navideña.
Cuenta una leyenda nórdica que hace más de 80.000 años, un ser de una galaxia lejana aterrizó en la Tierra y se instaló en una región del norte, en la zona que actualmente se conoce como la península de Escandinavia. Se trataba de un viajero errante y alegre que predicaba sus conocimientos, repartía regalos y bendiciones durante su recorrido.
Según las diferentes tendencias religiosas escucharás varias versiones de quien es el espíritu de la navidad, por un lado se habla de una persona nórdica que repartía regalos y bienes materiales, por otro lado se habla de una energía angelical que trae riquezas a todo nivel y en otras tendencias también conseguiremos hablar de un egregor formado por la vibración y pensamientos de la población ante el amor por la llegada de Jesús.
Sea cual sea la realidad el 21 de Diciembre es un día especial, porque lo hemos convertido en una noche para bendecir , compartir y estar entre familias, amigos o de manera individual conectándonos con el servicio de luz de nuestro planeta .
El 21 de Diciembre será especial, para agradecer , valorar, expandir y pedir en nombre de la luz, el amor y la abundancia .

Fecha y hora del solsticio

21 de diciembre de 2016 a las 10:44
Puedes también hacer un riego de limpieza con agua, pino y romero, limpias los pisos y la casa en general, para que las energías de bloqueo se despejen.
A medida que vayas limpiando la casa, piensa en todo lo que deseas despedir de tu vida. Al finalizar toma un baño con ese mismo riego de pino y romero, y agradece todo lo bueno en tu vida. Ya estará todo listo para el día del espíritu de la navidad
Para el ritual necesitamos los siguientes elementos:
* 3 velas ,pueden ser de color blanco, rojo, naranja, verde, dorado o plateado.
* Varios inciensos, ( mínimo 3) puedes usar sándalo, pino,mandarina, o cualquier aroma amaderado o cítrico.
* Esencia de sándalo o mandarina.
* Hojas de papel.
* Lápiz o bolígrafo.
Cuando tenemos todos los elementos colocamos las velas en triangulo, incienso y la esencia sobre una mesa que hemos preparado para la ocasión, con objetos sagrados, adornos, frutas y cosas especiales para ti.
Encendemos las velas en el sentido de las agujas del reloj, prendemos incienso y esparcimos unas gotas de esencia en los platos y la velas , también untamos nuestras manos y pasamos por nuestro cuerpo aurico.
Si hay personas a tu alrededor invitalas a realizar su conexión con ese aroma también.
Abrimos todas las puertas y ventanas de la casa para darle la bienvenida al Espíritu de la Navidad,mientras pasamos incienso por estos lugares.
Nos concentramos en silencio durante unos minutos percibiendo esa energía buena y positiva que nos trae el Espíritu de la Navidad, mientras sonamos campanas y agradecemos por todo lo recibido en el 2016.
Pedimos por ese bienestar colectivo tan anhelado, los deseos universales de paz, amor, salud y prosperidad para todos.
Visualizamos la Tierra llena de luz, paz y armonía donde todos los seres son felices.
Pensamos también en nuestros objetivos particulares, visualizamos nuestros sueños cumplidos.Podemos poner una música de campanadas.
Cuando estemos relajados y en paz escribimos en el papel nuestros deseos por orden de prioridad (se recomienda pedir primero por la paz, en segundo lugar por el propio país, en tercer lugar por familiares y amigos y en cuarto lugar por nosotros mismos).
No importa cuantos deseos pidas, hazlos desde el corazón, piensa también en todas las cosas materiales que deseas y al final siempre agradece.
Cuando ya tengas tu lista de deseos , pásalo por las llamas de las velas y el humo de los inciensos, ponle unas gotas de esencia y dobla el papel para que lo dejes toda la noche dentro del triángulo de velas.
Una vez finalizado el ritual debemos conservar este papel hasta el año siguiente.
Si el año anterior hemos realizado este mismo ritual sacamos el papel con nuestros deseos expresados entonces. Recortamos en tiras los que se han cumplido y los quemamos en la llama de las velas dando gracias mentalmente por los deseos cumplidos.
Dejamos que las velas se consuman totalmente.

La iglesia católica venezolana se pronuncia en lo referente al Espíritu de Navidad

El Arzobispo de Caracas, Cardenal Jorge Urosa Savino, el 14 de diciembre de 2009, llamó a los fieles a pedir a Dios que aumente la fe y los exhortó a rechazar “el inexistente y falso ‘espíritu de la navidad’, que es una vacía idolatría” fomentada por el secularismo.
“Nuestra fe está amenazada hoy por las corrientes del secularismo del mundo occidental que quieren sacar a Dios de la vida pública y social; por los embates de la superstición, por los ataques de la nueva era con el inexistente y falso ‘espíritu de la navidad’, que es una vacía idolatría y debemos rechazar frontalmente”, expresó el Purpurado en su mensaje por Adviento y Navidad que será leído este fin de semana en las parroquias y los siguientes días en los colegios católicos.
También advirtió sobre la amenaza de la religión pagana que es la santería, que es incompatible con el cristianismo. “Ante esas y otras tentaciones y amenazas, y ante la fragilidad de una vida incoherente (…), debemos permanecer firmes en la fe, y vivir de acuerdo a nuestra excelsa condición de hijos de Dios, discípulos de Jesucristo, y miembros de la santa Iglesia Católica”, afirmó.
El Cardenal Urosa invitó a pedir “a Dios que aumente nuestra fe” y señaló que Santa María es un ejemplo de confianza en Dios. “María es feliz porque abrió su corazón a Dios, y acogió de buen grado su Palabra, aceptando el don maravilloso de ser la madre del Mesías”, aseguró.
En su texto, el Purpurado invitó a los fieles “a vivir esta Navidad con gratitud al Señor y a celebrarla en familia con una actitud realmente cristiana”, pues se trata de “la celebración religiosa del cumpleaños de Jesucristo, nuestro Dios y Señor”.
Indicó que en los hogares católicos no debe faltar el Nacimiento, donde se puede “admirar e imitar la fe de los diversos actores del Pesebre: María virgen y madre, San José, que asumió también por anuncio del ángel su papel en la historia de la salvación; los pastores y los reyes magos, postrados ante el niño de Belén en reconocimiento de su grandeza”.
Finalmente, tras llamar a participar en las Misas del 25 de diciembre y 1º de enero, el Arzobispo expresó su cercanía a quienes “se encuentran solos, o tristes por algún duelo reciente, a los enfermos y a los presos, a los hermanos que sufren por algún problema grave”, y los alentó “a abrir sus corazones al Señor, y a dejar que El los llene de su alegría, de su amor, de su fortaleza y de la felicidad de la fe”.
Fuente: noticias24

Nuestros servicios

  • Diseño Gráfico
  • Desarrollo Web
  • Social Media
  • Marketing Digital

Attic OB-11 Corp

Nuestro equipo

Contact us

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *